domingo, 17 de abril de 2016

Nueva Alexia, una reserva planetaria

No solo de dibujar vive el hombre, en ocasiones aparco los rotuladores y cojo el teclado para escribir algo (mal, pero dicen que la intención es lo que cuenta). Para demostrarlo os dejo aquí la descripción de un planeta que escribí para elconcurso que montó hace un tiempo +Variable X. No es gran cosa,  pero me lo pasé muy bien saliendo un poco de mi zona de confort:

Nueva Alexia

Información general

Nombre: Nueva Alexia
Sistema: XRT-22-45-X
Sector: Septerio minor
Radio: 5738,5 Km
Gravedad: 9,365 m/s2
Periodo de rotación: 21,3 horas estándar
Periodo orbital (año): 453,8 días estándar
Satélites: ninguno natural

Historia

Hace poco mas de dos siglos un nave expedicionaria en misión científica  llego a un remoto sistema solar. En él había solo tres planetas, dos de ellos eran simples rocas heladas sin interés, pero el tercero era  mucho mas especial. En ese planeta encontraron vida, no bacterias o raquíticas plantas no, encontraron bosques, selvas, inmensos prados y un gigantesco océano. Todos ellos  poblados por una flora y fauna sorprendentemente parecidas a las de la tierra. Aquellos primeros expedicionarios decidieron que había que proteger a toda costa ese paraíso. Lo bautizaron como Nueva Alexia y  crearon la Asociación Naturalista Alexiana con la intención de preservar y estudiar su riqueza.

Imagen por Craig John

Descripción

La geografía de Nueva Alexia se caracteriza por la existencia de dos enormes continentes, Alpha en el polo norte y Omega en el polo sur, aproximadamente del mismo tamaño. Estos dos continentes se encuentran separados por un enorme océano ecuatorial que cubre el 45% de la superficie del planeta. Alpha es un continente predominantemente montañoso y con una alta humedad. En él se encuentran algunas de las selvas mas exuberantes del universo civilizado. Omega es un continente mas seco, con praderas de miles de kilómetros cuadrados de extensión y ardientes sabanas llenas de vida. El océano es, con diferencia, la mayor masa liquida del planeta, no pudiendo encontrarse grandes concentraciones de agua en ninguno de los continentes. Si que hay multitud de ríos, alguno increíblemente caudalosos, pero apenas hay nada que merezca  ser llamado mar.

La Atmósfera de Nueva Alexia tiene una composición que la hace respirable para los humanos por cortos periodos de tiempo. Para poder permanecer al aire libre durante más de quince minutos es necesaria la utilización de respiradores. En caso de no utilizarlos se comienzan a sentir mareos que acaban en inconsciencia y , de no ser rescatado, en la muerte en unas dos horas. Los respiradores se encargan de modificar las proporciones de los componentes de aire y hacerlo apto para ser respirado por humanos. La mayoría son de pequeño tamaño y tiene  forma de mascarilla, aunque también los hay mas grandes para proporcionar aire respirable a edificios completos. El clima del planeta es muy estable, consistiendo casi todo el año en una larga primavera de temperaturas suaves y esporádicos chubascos. Ese apacible clima solo se ve interrumpido por una corta temporada de tempestades. Durante esa temporada en planeta se ve azotado por violentas tormentas en las que los animales y plantas entran es un estado de letargo. Viajar por el planeta es totalmente imposible y el aterrizaje y despegue de transportes espaciales se vuelve extremadamente peligroso. Antes del comienzo de la temporada de tormentas todos los turistas y gran parte de los científicos abandonan el planeta, quedando solamente el personal imprescindible para el mantenimiento de los experimentos y estudios en curso.

Imagen por Dragos Jieanu

La flora y fauna son  muy similares a la de la tierra, con el mismo tipo de animales y plantas cubriendo cada uno de los nicho ecológicos. Como ejemplo, el lugar que en la tierra seria ocupado por el ciervo en Nueva Alexia es ocupado por el oleg, que se diferencia del animal terrestre en su par extra de patas y los zarcillos retráctiles, pero que en lo demás se comporta exactamente igual que él. Lo mismo ocurre con el resto de animales y platas, si exceptuamos el gigantesco arbol Hiperión, que deja a las sequoyas de la tierra como verdaderos enanos al ser capaz de alcanzar las capas mas altas de la atmósfera y lanzar su simiente fuera del planeta.

Situación actual

Actualmente la Asociación Naturalista sigue gestionando Nueva Alexia con el beneplácito del Gobierno Interplanetario. Instauraron muchas leyes para preservar la vida del planeta y una de las primeras fue la ley de temporalidad. Esta ley establece que no puede haber habitantes permanentes en el planeta. Ningún humano puede permanecer en Nueva Alexia mas de un año. Esta alta rotación de personal hace muy difícil realizar una labor de gestión efectiva, por lo que la sede de la Asociación Naturalista Alexiana se encuentra en un mundo mas cercano al núcleo del Universo Civilizado. El máximo representante de la Asociación en el planeta es El Conservador, quien dicta sus normas y resoluciones poniendo el bienestar del planeta por delante de cualquier otro interés. La sede de la Asociación en el planeta se encuentra en la isla de Izaro en las costas de Omega, un islote rocoso elegido por estar completamente desierto. En Izaro es donde reside El Conservador y la mayor parte del personal científico de la Asociación, el resto se encuentra en pequeñas bases científicas repartidas por el planeta. Hace apenas cincuenta años, debido a las necesidades de financiación, la Asociación se vio obligada a permitir el acceso a personal no científico al planeta. Para ello creo un complejo de lujo en el Valle de Enara, en una de las zonas montañosas mas bellas de Alpha. Este valle es también tremendamente inaccesible, lo cual evita que los turistas puedan campar a sus anchas por el planeta y hace que dependan de los viajes organizados por el personal de la Asociación. En este complejo se encuentra uno de las dos únicas zonas de aterrizaje autorizadas en el planeta, estando la otra en la sede de la Asociación Naturalista de la isla de Izaro.

Imagen por FLOWERZZXU

La Orden Animista mantiene desde hace años una dura pugna con la Asociación Naturalista. Los animistas defienden que sus monjes no tendrían que estar sujetos a la ley de temporalidad, ya que su estancia no representa ningún peligro para la flora y fauna de Nueva Alexia. Es más, aseguran que su presencia es beneficiosa para todas las almas del planeta y que la ley de temporalidad entorpece su sagrada misión. Últimamente han relajado su postura. Hay quien cree que eso es debido a que han dejado de hacer caso a la ley y mantienen constantemente a los mismos monjes en el planeta. La idea no es descabellada, ya que podrían hacerlo valiéndose del anonimato que les otorgan sus armaduras.

Poca gente sabe que en la remota zona polar del planeta tiene su base de una pequeña banda de contrabandistas. Disponen de pocas naves, pero todas son extremadamente rápidas y bien armadas. En ocasiones también realizan actos de piratería, pero nunca cerca de Nueva Alexia para evitar ser descubiertos. Algo que todavía menos gente sabe es que, esa banda de contrabandistas, es en realidad un destacamento militar del Gobierno Interplanetario. Esto explica porque una simple banda de contrabandistas dispone de naves tan avanzadas y es capaz de actuar de forma tan coordinada. Lo que no explica es que hace este remoto rincón del Universo Civilizado y por que ataca a naves civiles.