miércoles, 2 de marzo de 2016

Nuestra primera partida de Pequeños detectives de monstruos

Esas navidades el Olentxero le trajo a mi hija mayor un juego de rol, concretamente el Pequeños detectives de monstruos. Todavía no lo habíamos estrenado y la semana pasada les prometí a mis hijas que les prepararía una partida. Por supuesto cumplí con lo prometido y os voy a contar como fue la experiencia.

Os pongo en antecedentes: mi hija mayor, Izaro, ya había jugado anteriormente a rol conmigo (podéis leer alguna de sus peripecias aquí) pero para Enara, de cinco años, era su primera vez. No os puedo negar que estaba nervioso, es mucha responsabilidad eso de intentar meter en el hobby a alguien.

Se, de experiencias anteriores, que una de las cosas que más les gustan a los niños son los elementos de atrezzo y los dados de colorines, así que preparé unas cartas con los elementos de equipo disponibles para hacer la partida mas visual.

La artillería preparada

La partida estaba programada para el sábado a la tarde, así que me reservé un rato por la mañana para prepararla. Lógicamente mis planes se fueron al traste y la partida finalmente la jugamos a primerísima hora de la mañana y sin preparar nada, (ahhh, el maravilloso entusiasmo de la juventud). Por suerte en el manual viene una partida ejemplo que me salvo el culo día.

Empecé explicando en que consistía el juego, en el que, a grandes rasgos, los jugadores interpretan a detectives de una agencia que se encarga de capturar monstruos traviesos y molestos y convertirlos en monstruitos buenos. Luego elegimos el nombre de nuestros detectives (si, el master también se hace un personaje, un detective veterano). Yo cree al detective Natillas y mis hijas a la detective Osito y la detective Amelia (nada que ver son la de El ministerio del tiempo).

Si, mi hija pequeña es muy original al escribir.

Seguidamente repartimos las cartas de equipo entre los detectives, sacamos unos cuantos dados de colores de mi caja de dados, leímos en que consistía la misión y nos lanzamos a la aventura. Como he comentado la aventura que jugamos fue la que viene de ejemplo en el manual, así que lo tenía todo mascado. Ademas mis detectives hicieron, casi paso por paso, las mismas aciones que los detectives del libro. Mas sencillo de dirigir imposible.

La partida en pleno desarrollo

No voy a detallar toda la partida, ya que fue casi exacta a la del manual, pero a gentes rasgos fue algo así:
Desde hace un tiempo, el estudiante de alquiler que vive en la casa descubre todas las mañanas que el armario está abierto de par en par y toda su ropa está tirada por el suelo, mordida y babeada. Poco a poco la cosa a ido a peor hasta que ya no le queda más ropa y ha decidido llamar a la Agencia.

El escenario de nuestra aventura

Tras la introducción entramos en la casa y las detectives se pusieron a reconocer las habitaciones y buscar pistas para descubrir que monstruo estaba causando los problemas. Tras encontrar varias pistas interesantes (ropa mordisqueada, toallas y jabones desaparecidos, puertas que se abren solas,etc.) se detuvieron a consultar el Libro de los monstruos de la oscuridad para ver si descubrían quien era el causante de tanto lío. Acabaron con tres sospechosos, pero la confirmación del culpable vino tras una exitosa tirada de la detective Amelia que les permitió encontrar unas huellas que apuntaban directamente al Monstruo de detrás de las puertas.

El libro de cabecera de cualquier
buen detective de monstruos

Ahora solo quedaba trazar un plan para atraparlo. A la detective Osito se le ocurrió que, como al monstruo no le gustan las puertas cerradas, cerrásemos las de los armarios de la cocina y los detectives Natillas y Amelia nos escondiéramos bajo la mesa con el frasco para atrapar al monstruo preparado.

Ella por su parte esperó en medio de la cocina abrazada a la Mantilla de Linus (un elemento de equipo que hace que los monstruos no puedan verte) y en cuanto vio aparecer al monstruo le lanzó la Red atrapamosntruos. Una tirada exitosa permitió que lo atrapara, así que hicimos una tirada para ver si superábamos el miedo que da el monstruo y, tras pasarla por los pelos, lo metimos en el tarro y dijimos la palabras mágicas para cerrarlo.

Seguidamente repartí estrellas y una medalla a cada detective y nos retiramos a nuestra casa con la satisfacción del trabajo bien hecho.

Consultando el libro en busca del culpable

Ahora alguna de mis impresiones:

  • En el manual pone que se puede jugar a partir de tres años, pero a mi me parece que es mejor esperar a que sean algo más mayores. Mi hija pequeña, de cinco años, se lo paso bien, pero le costo mantenerse en la partida y de entender las reglas ni hablemos. Puede que esto se deba a mi incapacidad como master, no se.
  • El uso de attrezzo es prácticamente indispensable, hace la partida mucho mas visual y ayuda mucho a los niños (sobre todo a los más pequeños) a no dispersarse. En mi caso usé cartas de equipo y figuritas para mostrar en que habitación de la casa estaba cada detective.
  • El sistema de pistas es una genialidad, mi hija mayor se lo pasó pipa viendo que monstruo encajaba con las pistas que iban encontrando.
  • Superar la tirada de miedo para capturar a los monstruos es complicado si hay pocos jugadores. En nuestra partida yo, como detective veterano, también tiré los dados (no se si es correcto) ya que si no se hacía dificilísimo.
  • El sistema de recompensas (estrellas y medallas) hace que a los niños se les alegre la cara después de terminar las aventuras. Les encanta ver como su contrato (ficha) se va llenando de medallitas, y me sorprendió mucho verlas calcular y planear en que elementos de equipo se vana a gastar las estrellas que van ganando.
  • Las fichas de huellas funcionan muy bien. Cuando los jugadores están algo despistados sirven de pista definitiva para encauzarlos sin tener que ser tu, como master, el que les dé la solución.

Al día siguiente jugamos otra partida, en ella la pequeña se metió más en situación y se lo pasó bomba. Pero este articulo ya es suficientemente largo, lo dejare para otro día. Eso si, os advierto que esa aventura fue más aterradora, la detective Osito resulto mordida y tuvieron que atrapar a dos monstruos.